Coronavirus: la enfermedad que propagó el comunismo

Coronavirus en China: ¿Por qué ver al virus como un problema del sistema político chino?

Desde el mes de diciembre ha surgido en la ciudad de Wuhan en China el brote de una nueva enfermedad. Sin embargo, al comienzo, a pesar de que el difunto médico, Li Wenliang, del Hospital Central de Wuhan había advertido que podía tratarse de una enfermedad similar al SARS (Severe Acute Respiratory Syndrome), funcionarios de la Oficina de Seguridad Públicachina decidieron ocultar la problemática acusando al médico en cuestión de generar rumores falsos y alterar el orden público. Al no tratar de controlar la situación desde el inicio, la enfermedad se esparció a mayor velocidad entre la población creando una epidemia de alcance global. 

El murciélago es uno de los animales que propagan el virus. Ya hay, oficialmente, 908 muertos “solo en China

Luego de que no quedara otra opción más que aceptar el acontecimiento, el Partido Comunista Chino cerró el mercado Huanan ubicado en esta ciudad y de donde considera que el virus pudo haber surgido. Allí se comercializaban animales silvestres tales como cocodrilos, ratas y serpientes, cuyas condiciones sanitarias eran deplorables y sumamente insalubres, debido a que se trataba de un mercado húmedo, en el cual los animales se encuentran vivos y hacinados.

El ecosistema en donde habitan tanto los humanos como los animales ha cambiado enormemente en los últimos años debido al cambio climático. La fauna es portadora natural de virus, que también cambian junto con los animales que los incuban. En su búsqueda de nuevos huéspedes para sobrevivir, los virus encuentran un nuevo lugar en los seres humanos. De este modo el mercado Huanan es el lugar en donde el coronavirus posiblemente pudo haberse transmitido y esparcido con facilidad, ya que una gran cantidad de personas pasaron por allí exponiéndose a las carentes condiciones higiénicas. De esta manera queda en evidencia la negligencia estatal a la hora de manejar la situación y en consecuencia debemos enfrentarnos a un evento que amenaza a la seguridad humana. 

Este caso deja en evidencia la importancia de realizar y tomar medidas estratégicas para prevenir el desastre. El riesgo aumenta si éste no se gestiona generando así un efecto residual en la sociedad. Es por ello que crear capacidades específicas para reducir la vulnerabilidad, la exposición y las amenazas del ámbito político, económico y social permitirán aumentar la resiliencia ante este tipo de eventos, que a pesar de que sucedan de todos modos, su impacto será mucho menor y controlado. Sin embargo, no se puede ignorar que conociendo la falta de instituciones transparentes y con poco respeto hacia los ciudadanos chinos, un planeamiento estratégico de tal seriedad es difícil de llevar adelante en estas condiciones. Se puede comprobar tan solo observando la decisión del gobierno al ocultar lo dicho por el médico, y por si no fuera poco, acallando la libertad de expresión de este individuo. 

La frustración y el pánico que generó la expansión del virus puso en alerta al gobierno de Xi Jinping

En las redes sociales chinas los ciudadanos denunciaron la falta de libre expresión y como solución al problema, los mensajes e imágenes del mercado fueron censurados y eliminados. En la era de la tecnología y las comunicaciones, tales actos son difíciles de esconder y fácilmente denunciables. A pesar de que los medios de comunicación en este país son controlados, habiendo poca información disponible para el usuario, los acontecimientos se difundieron por todo el mundo, y tanto los chinos como la población mundial están al tanto de los actos antidemocráticos realizados por las autoridades. La falta de información también corrompe el sistema, en contraposición al pensamiento del gobierno.

Sabemos que debe encontrarse una solución lo antes posible y que para ello, el gobierno de Xi Jinping deberá proporcionarles a las demás instituciones gubernamentales, no gubernamentales y a sus propios ciudadanos la información necesaria para realizar en conjunto una mejor estrategia de cuidados. No solo esto, sino que se debe encontrar una solución inmediata al peligro de este tipo de mercados, sabiendo que no será sencillo debido a que es una costumbre cultural difícil de cambiar. Por último, no debemos olvidar que lo que genera un país repercute en otro y es por ello que un plan multilateral ayudará a resolver el problema.   

Esta crisis humanitaria es otro claro ejemplo de que sin libertad los problemas son más graves de lo que podrían ser y más difíciles de resolver. El autoritarismo del gobierno chino lo hace incapaz de prevenir los riesgos del cambio climático y de abordar efectivamente los problemas actuales a los que se enfrenta. Solo un sistema que cuente con instituciones libres y democráticas contará con la capacidad de analizar y contener aquellos problemas que atentan contra la seguridad humana.

No te pierdas las últimas noticias de Visión Liberal. Súmate a nuestro newsletter.

Loading Facebook Comments ...
0 Comentario

Dejar una respuesta