“Alemania sale de la cuarentena porque aprendimos a comportarnos”

Petra Franke

Este lunes Alemania comenzará a levantar las restricciones tomadas para combatir el coronavirus. Lo hará de a poco, en forma gradual y con condiciones para algunos rubros. También las escuelas comenzarán a abrir sus puertas para recuperar algo del ciclo lectivo.

“En Alemania tomamos otro camino, diferente al que tomaron otros países de Europa”, señala Petra Franke, moderadora en la academia de Gummersbach de la Fundación Naumann, miembro del FDP y asesora del bloque parlamentario del partido.

Franke explica a Marcelo Duclos que “mientras la mayoría hizo encierro total, en Alemania se impuso la prohibición de contacto. Esto quiere decir que se puede salir con el núcleo familiar (el conviviente) a hacer deportes o compras. Sí esta prohibido toda forma de contacto físico con otras personas”.

Entrevistada para el ciclo Diálogos en cuarentena, que ya reunió voces de distintos ámbitos para analizar la realidad en el contexto de epidemia que se está viviendo en el mundo, Franke aclaró que las medidas de distanciamiento social y de higiene serán aún más estrictas que antes, pese al levantamiento parcial de la cuarentena.

Alemania tuvo (según datos registrados por la OMS al 24 de abril) 154.111 afectados por COVID, de los cuales se recuperaron 106.800. Con 5632 fallecidos y 41.679 infectados activos, es el quinto país en cantidad de población afectada. Pero el gobierno logró aplanar la curva y consideró que era tiempo de volver a trabajar.

¿Por qué se decidió flexibilizar? “Le preguntaron a la opinión pública, cuando empezó la cuarentena, si era suficiente implementar la prohibición de contacto. El 40% consideró que no, el 10% consideró que era demasiado. Ahora eso cambió. El 30% dice que las restricciones son demasiado duras. Y solo el 10% dice que no son suficientes. ¿Qué pasó? “

Franke sonríe y dice: “aprendimos”.

“Acá tenemos una regla: aceptamos las reglas”.

Si hay que hacer cola, se guardan los dos metros de distancia reglamentarios. Si hay que pasar a otra, se hace un círculo de dos metros de diámetro para esquivarla. Por eso los políticos creen que pueden reabrir la economía, porque la gente ya sabe comportarse“.

Obviamente, la rutina impuesta por el COVID-19 también exige improvisación. “No sabemos qué va a pasar. Puede ser que abramos y después tengamos que cerrar un poco más (…) pero despues de siete semanas ya queremos ir a trabajar, es necesario reabrir las escuelas porque perdimos mucho en educación”.

Petra Franke, de todos modos, rescata lo positivo de la cuarentena: “Veo tantos hombres compartiendo su tiempo con hijos pequeños, tambien la cuarentena puede ser una oportunidad”. En perfecto español (aunque ella sostiene que habla “argentino”, porque adoptó el vos con naturalidad), confiesa que admira de la Argentina (país que visitó ya dos veces): “Reunirse con amigos, tomar mates, abrazarse, salir a bailar salsa o tango… esa cultura de cercanía es lo que me falta en Alemania“, dice. Aunque ahora esté prohibido, claro.

Y volviendo a Alemania concluye: “la gran mayoría de los liberales pide reabrir mas la economia porque vemos que tiene un efecto sobre las fábricas, los presupuestos del Estado, de las municipalidades. Tenemos una deuda impresionante que vamos a pagar estos costos durante 50 años“.

Los liberales alemanes coinciden con esta incipiente apertura. Justamente, si de aprender se trata, el partido liberal alemán está aprendiendo de una alianza fallida que lo dejó afuera del parlamento en las últimas elecciones.

“Una crisis siempre ayuda al gobierno. Acá tenemos elecciones locales en septiembre (…) “Para mí el momento de los liberales vendrá después. Después de la gestión de salud y seguridad, vendrá la de la economía”, concluyó Franke.

A CONTINUACIÓN, LA ENTREVISTA COMPLETA

No te pierdas las últimas noticias de Visión Liberal. Súmate a nuestro newsletter.

Loading Facebook Comments ...
0 Comentario

Dejar una respuesta