Un debate actual: ¿todo vale en nombre de la libertad de expresión?

¿Libertad de expresión es lo mismo que libertad para emitir cualquier opinión? ¿Las plataformas tecnológicas generan impunidad al transformar lo privado en público? ¿No debe haber “filtros” para que no haya excesos?

Con la libertad como brújula, estas preguntas y otras serán respondidas este viernes, en una intensiva jornada de seminario organizada por el Club de la Libertad y por Fundación Naumann.

La apertura estará a cargo a cargo de Lars André Richter, representante de la Fundación Naumann en la Argentina, quien hablará de la posición europea frente a la libertad de expresión. Luego, conferencistas de Paraguay y Venezuela aportarán una mirada latinoamericana y finalmente, periodistas del NEA debatirán la problemática argentina. El cierre estará a cargo de Daniel Dessein, director de La Gaceta (Tucumán) y tres veces presidente de la Comisión de Libertad de Prensa de Adepa. Él cerrará con su mirada sobre las fake news, libertad en tiempos de coronavirus y la actualidad de la prensa argentina.

Es un desafío hablar de libertad de expresión en estos tiempos. Era más sencillo cuando los medios de comunicación eran los tradicionales. Con el advenimiento de la tecnología este concepto se amplió, pero el espiritu es el mismo: la posibilidad de que los individuos puedan expresar sus opiniones sin ningún tipo de restricción gubernamental ni limitaciones que provengan de regulaciones“, define Alberto Medina Méndez el concepto de libertad de expresión.

Impulsor y organizador de este seminario, el presidente del Club de la Libertad se declara abiertamente enemigo de las regulaciones a la libertad de expresión. “Me atemoriza la posibilidad de cederle a alguien la posibilidad de decidir que está bien y qué esta mal. Un poder regulatorio implica que alguien decida por mí”, sostiene.

Y agrega: “Si yo tuviera en contra de una regulación que implique que no puedo hablar en contra de la regulación, es un atropello a mi derecho a expresar disidencias. Cualquier intento regulatorio me preocupa porque partimos de la base que quienes regulan son personas equilibradas, racionales, que no tienen posición personal tomada al respecto, neutrales. Y es exactamente al revés. Y además tienen poder”.

¿Entonces? ¿Cada uno puede decir lo que quiera, incluso propagar fake news, sin consecuencias legales?

Sí. “No porque a priori sea un hecho positivo que cada uno de nosotros pueda expresar lo que fuera sino porque el incidente inverso (la posibilidad de que alguien decida qué se puede decir y qué no) es claramente mucho más riesgoso que asumir la posibilidad de que los individuos caigan en manipulaciones, mentiras y todo lo que viene de la mano de expresar lo que se piense o que le conviene que se piense”.

Este primer seminario sobre libertad de expresión será mañana, de 16 a 20. Las inscripciones son gratuitas y será a través de Zoom.

No te pierdas las últimas noticias de Visión Liberal. Súmate a nuestro newsletter.

Loading Facebook Comments ...
0 Comentario

Dejar una respuesta