De los ’90 a hoy: ¿cuánto ha avanzado el liberalismo en América Latina?

Primera entrega

Treinta años pasaron de los ’90. Tres décadas donde América Latina comenzó a transitar el camino del liberalismo y la globalización regional para quebrar la debacle que el aislacionismo produjo en cada uno de sus países. ¿Cómo fue fue ese proceso? ¿Desde dónde arrancó y a dónde la llevará?

Con números, estadísticas, gráficos, balances y análisis, el Banco Interamericano de Desarrollo elaboró un exhaustivo análisis llamado “De promesas a resultados en el comercio internacional por la integración global de América Latina y el Caribe”.

El trabajo fue editado por Mauricio Mesquita Moreno y Ernesto Stein pero cuenta con el aporte de especialistas y académicos de todos los países que integran el continente.

El “Consenso de Washington” estableció las primeras reglas de una estrategia que por primera vez miraba donde nadie miró: el comercio internacional. América Latina buscaba desesperadamente el salvavidas que la salve del naufragio y lo encontró en el mercado. Ajustes fiscales, desregulación, privatización sí, también, como estrategia para frenar el caos que provocaron las políticas aislacionistas. Pero la brújula para rectificar el rumbo estaba en el comercio internacional. Ahí apareció el liberalismo para abrir nuevos horizontes.

El informe del BID recorre estos últimos treinta años y marca que el crecimiento, el bienestar y el empleo podrían cambiar sus nefastas variables si se fomentaban políticas liberales. Y los presidentes de entonces tuvieron que adecuar sus discursos a las nuevas expectativas. Los cambios liberales sacudieron las estructuras de los gobiernos de México a la Argentina. Aunque no en todos, obviamente, tuvieron los mismos resultados.

En México, el expresidente Carlos Salinas de Gortari dijo: “México se ha comprometido a modernizar su economía”, enfocándose en el comercio internacional como motor de ese crecimiento. César Gaviria (Colombia) enfatizó: “la liberalización del comercio es un proceso dinámico de modernización apoyado en el aumento de las exportaciones”. Carlos Boloña Behr —ministro de Finanzas y arquitecto de las refor-
mas comerciales del expresidente peruano Alberto Fujimori— se mostró igualmente optimista a comienzos de los años noventa, cuando sostenía que “precisamente porque somos un país pequeño en términos económicos, debemos diversificar nuestros mercados, ampliar la escala de nuestra economía, beneficiarnos de los mercados internacionales para crecer y acumular capital, para superar la pobreza y alcanzar los niveles deseados de bienestar y prosperidad”.

El presidente de Costa Rica, Oscar Arias lo dijo con un ejemplo: “Aquellos que han venido en bicicleta, con el TLC conducirán una moto BMW; aquellos que han venido en Hyundai vendrán en Mercedes-Benz. Esto es el desarrollo” .

Treinta años después: ¿qué pasó con todos esos sueños? ¿Dónde quedaron las ambiciones de América Latina? ¿Quién ganó la pulseada: el liberalismo o el proteccionismo comercial?

La respuesta que da el informe del BID es un cuadro descarnado y real de la América Latina actual. Los “vicios” enquistados en el poder de todos los países fueron más difíciles de desterrar de lo que las mentes más optimistas pensaron.

El pensamiento de que las industrias necesitan protección para crecer no dejó que el comercio creciera. Las crisis siguieron sucediéndose como tsunamis comerciales que no dejaron que el liberalismo se encauce en aguas seguras.

¿Y entonces? En los sucesivos capítulos del informe, el BID pone la lupa en cada uno de los países . La competencia, la productividad, la variedad de productos generan una dinámica que permiten definir cuán liberal es cada una de las economías de las naciones. Embraer en Brasil, el Grupo Bimbo de México o Ternium de Argentina son ejemplos de cómo las multilatinas se fortalecen en la integración y avanzan sobre las políticas industriales menos competitivas.

En ningún país latinoamericano se cambiaron las bicicletas por motos BMW, pero tampoco fue un estrepitoso fracaso. De aquellas promesas de los años ’90 se desprenden resultados hoy. Analizarlos dará una perspectiva real de dónde está parado el liberalismo en una región anegada por el barro populista.

¿Querés leer el informe completo?

No te pierdas las últimas noticias de Visión Liberal. Súmate a nuestro newsletter.

Loading Facebook Comments ...
0 Comentario

Dejar una respuesta